sábado, 20 de marzo de 2010

CICLO C - 5º DGO DE CUARESMA 21.03.10

Lecturas: Is 43, 16-21 Sal 125 Fp 3, 8-14 Jn 8, 1-11


Isaías: Yo soy el Señor que hizo en vosotros maravillas, pero no recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo, mirad que realizo algo nuevo. ¿No lo notáis? Abriré caminos en el desierto.

Salmo: El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres.

Filipenses: Todo lo estimo como pérdida comparado con el conocimiento de Cristo Jesús, porque he encontrado la justicia que viene de Dios. Corro hacia la meta para obtener el premio.

Juan: Aunque la ley de Moisés os manda otra cosa. Vosotros perdonar, Yo no te condeno, no peques.


Signos que vamos a utilizar:

Un niño que lleva una mochila y vamos cargando en ella diferentes errores. Tres niños salen a acusarle: ha repetido curso, se le ha visto fumar a escondidas, se le ha visto beber alcohol. Y la mochila pesa demasiado,.y el niño llora porque no puede soportar la carga y se cae. Entonces surge otro niño que lo levanta con alegría, y le anima a seguir adelante y a superar sus errores.

HOMILÍA

1) Estamos en el último domingo de Cuaresma: Ultimando todo con la preparación exterior de todos los Pasos de S. Santa, pero sobre todo con nuestra preparación interior):

a) Y me podréis decir que otra vez va a llegar la Semana Santa, que es lo de siempre, los pasos, las procesiones, los penitentes. Que esto huele a rancio y a viejo..

b) Y justamente las lecturas de hoy nos quieren decir todo lo contrario. Hoy nos quieren anunciar algo nuevo, casi desconocido.

2) En la 1ª Lectura dice: “Yo soy el Señor que hizo en vosotros maravillas, pero no recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo, mirad que realizo algo nuevo. Abriré caminos en el desierto

a) Cristo va camino de Jerusalén... para anunciar un gran cambio, no de personas ni de instituciones...sino de un nuevo estilo y forma de ser, de ver, mirar, medir, juzgar, pensar, comprometerse.

b) Quiere ser el modelo de una persona nueva que sea capaz de amar siempre, perdonar siempre, dar otra oportunidad siempre, luchar por el bien del otro siempre.

3) Y esto lo materializa de una forma clara en el evangelio:

a) La ley antigua de Moisés mandaba que a una mujer sorprendida en pleno adulterio había que matarla a pedradas. Y le presentan a esa mujer para que Jesús se pusiera a favor o en contra de esta ley antigua. Pero Jesús responde de una forma nueva, responde con una sorpresa, porque responde desde el amor y no desde la condena. “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”

b) Y todos fueron dejando la piedra…. ¿Es que hay alguien de antes o de ahora que no haya cometido pecado? . Jesús tampoco la condena, sino que la mira con cariño y le dice que se marche y que cambie.

4) Y esto es nuevo también para nosotros en esta generación a dos mil años de aquella enseñanza de Jesucristo.

a) Tenemos una gran facilidad para condenar con dureza los errores de los demás…..

i) Sale un niño con la mochila en la que pone “Mi vida”, y otros tres niños lo van acusando.

ii) El primero le dice “Eres un torpe y un fracasado y has tenido que repetir curso, eres tonto”, y carga la mochila con un cartel que dice “tonto y fracasado”

iii) Otro niño le acusa de “ eres un fumador, qué peste echas”, y le carga en la mochila con la palabra “Fumador”

iv) Otro le acusa y le dice “Te he visto beber, eres un borracho”, y le carga la mochila con la palabra “borracho”

v) Y el chico con la mochila cargada no puede llevarla y se cae al suelo, su peso es demasiado grande y va diciendo “No puedo, soy un fracasado, un inútil”

b) Entonces otro niño se acerca y le dice con una gran sonrisa: “eres un chico genial y vales mucho, todos hemos cometido errores, dame esa mochila y la tiro a la basura. Empieza de nuevo y confía en mí”.

i) Este es Cristo hoy, esta es la nueva forma de ser que Cristo quiere que tengamos nosotros.

5) Todos cometemos errores, hay ves que la vida de cada uno es demasiado dura, y que las circunstancias son demasiado difíciles y es fácil cometer errores, no tengo que condenar, sino que ayudar a levantarse y darle otra oportunidad.

a) Es la mirada de quien miera, no desde la condena, sino desde al amor de quien se siente hermano y amigo del que ha fallado, porque otra vez puedo ser yo el que cometa errores y necesitaré una mano amiga que me levante y me de otra oportunidad.

6) No vayamos sembrando muerte ni condenas a los demás, sino que vayamos sembrando cariño, perdón y libertad. Ayudemos a quitar cargas y no a echarle cargas a los que están débiles.

a) Pidamos a Dios que nos ayude a tener una visión nueva de mi vida y de la de los demás, que no condenemos sino que amemos y siempre demos otra oportunidad, porque es la única forma de que podamos salvarnos de nuestros errores.