jueves, 24 de octubre de 2013

ciclo C - 30 del T. Ordinario 27.10.13

CICLO C - DGO. 30 DE T. ORDINARIO. 27 octubre 2013

Lecturas: Eco 35, 12-14. 16-18 Sal 33 Tim 4,6-8.16-18 Lc 18,9-1
Eclesiástico: El Señor es un Dios justo, que no es parcial, sino que está más pendiente de los más necesitados, sus gritos llegan al cielo y el Señor los atiende.
Salmo: Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha.
Timoteo: Estoy a punto de morir y he combatido bien mi combate, ahora me aguarda la corona. el Señor me ha dado fuerzas para predicar su mensaje y me ha guiado, y me llevará a los cielos.
Lucas: Algunos de los que se tenían por buenos y despreciaban a los demás. y a estos les dijo Jesús la parábola del fariseo y el publicano: Gracias Señor porque no soy como esos malos. El otro: Perdón Señor que soy un pecador. Este bajó justificado y el otro no.


Signos que vamos a utilizar: 
Vamos a construir en cartulina roja y grande un corazón que tiene escrito en el centro de forma visible la palabra AMOR  y por la parte de atrás la palabra JESÚS.
Y vamos a construir también un corazón de igual tamaño de color negro y dividido en tres trozos, con las palabras ORGULLO, SOBERBIA y EGOÍSMO


HOMILÍA
  1. Vivimos en medio de un mundo lleno de mentiras y de incoherencias, de pensar de una forma y actuar de otra, poniendo los intereses personales por encima de los demás, poniendo el egoísmo por delante del amor y el servicio a los demás.
  2. Y esto se ve reflejado en todos los aspectos de la sociedad.
    1. Es habitual hablar de que la corrupción y la mentira está instalada en el mundo político y sindical de este país. Todos los días nos levantamos con nuevos escándalos.
    2. Y y esto no le pasa a los demás, sino que es fácil que nos pase a nosotros mismos, a los mayores y a los pequeños. Cuando preguntamos a niños ¿qué queréis ser? , muchos responder que ricos, no responden buenas personas, bondadosos, serviciales.... ¿por qué? Pues porque todos estamos llamados a vivir esa lucha interior entre lo que creemos y lo que vivimos.
    3. Pero aunque engañemos a las personas e incluso a nosotros mismos, a Dios no lo podemos engañar.
  3. Y de esto es de lo que hoy nos hablan las lecturas de hoy.
  4. Un grupo de personas de aquellos que se creían buenos y sin embargo eran malos con los demás.....están ante Jesús que les dice la parábola que hemos escuchado.....
    1. Para Jesús la medida de la bondad y maldad de las personas está en una sola cosa.....(Sacamos el corazón con la palabra AMOR en el centro). Pero este amor tiene que ser de forma clara y concreta, amor a las personas concretas con nombre y apellidos.... nosotros amamos, si de verdad queremos a papá y mamá, a abuelos, a amigos.... y ese amor se lo demostramos.......
    2. Pero estas personas piensan que son buenas sólo porque cumplen con las normas, sin llegar a sentir amor por las personas. (dan el diezmo, rezan, etc.....)
      • Y cometen el error del ORGULLO por sentirse muy bien con lo que hacen, conformándose y pensando que con ello es suficiente. Son los cristianos del CUMPLI-MIENTO (y sacamos el cartel de “orgullo” que tapa una parte del corazón)
      • O comenten el error de sentirse mejores que los demás y mirarlos por encima del hombro... (y sacamos el cartel de “Soberbia” que tapa otra parte del corazón), sintiéndose más dignos que los otros.
      • No amando al otro, al que está peor, vive, peor, ha tenido peor suerte que él (Sacamos el cartel de “egoísmo” con lo que tapamos del todo el corazón)...
    3. Y si nos portamos así..... hemos matado lo más importante del mundo, para nosotros y para Dios, que es el amor......
  5. Sin embargo el otro protagonista de la historia es alguien que se siente...
    1. HUMILDE, que es todo lo contrario del orgullo.... porque cuando se mira ante Jesús ve todo lo que no ha hecho...... (y quitamos el cartel de Orgullo).
    2. Se siente PEQUEÑO, que es todo lo contrario de la Soberbia, ante la grandeza del amor inmenso de Dios (Y quitamos el cartel de Soberbia)
    3. Se siente VACÍO porque no ha hecho todo lo que ha podido por los demás, que es lo contrario del egoísmo (quitamos el cartel de egoísmo)
      • Y de nuevo el auténtico amor de Dios vuelve a aparecer.
  6. Por eso, hoy es el momento de mirarnos dentro de nosotros mismos, de mirar a los demás y preguntarnos si somos orgullosos o humildes, soberbios o pequeños, generosos o egoístas...
    1. Y pedirle a Dios cuando comulguemos que su amor de verdad nos transforme por dentro para que seamos todo lo que Dios quiere de nosotros.