jueves, 20 de febrero de 2014

Ciclo A - Dgo 7 del T. Ordinario 22 febrero 2014

CICLO A – DGO 7 DEL T. ORDINARIO. 22 febrero 2014


Lecturas: Lv 19,1-2, 17-18   Sal 102    1 Co 3, 1-4. 8-13   Mateo: 5, 38-48
Lv: Dijo el Señor a Moisés, diles: Seréis Santos porque Yo el Señor soy santo. No odiarás, no te vengarás, sino que amarás a tu prójimo como a tí mismo.
Sal 102: El Señor es compasivo y misericordioso.
1 Co: ¿No sabéis que sois templo del E. S. y que Dios habita en vosotros? Ese templo de Dios sois vosotros.
Mt: Sabéis que está mandado ojo por ojo y diente por diente, pues yo os digo: no os defendáis, si te abofetean ponle la otra mejilla, a quien te quite, dale. Amad a vuestros enemigos. Porque si amáis a los que os aman ¿qué premio tenéis? Sed perfectos como vuestro padre celestial es perfecto.
               
SIGNOS QUE VAMOS A UTILIZAR:
  • Un niño/a con una bata blanca a la que otros niños le van echando manchas con tizas de colores  a medida que decimos aquellos actos con los que manchamos el corazón y el alma: no ayudar, ser egoístas, avariciosos, vengativos, etc.
  • Otra bata blanca que sustituya a la sucia.
                                                              

HOMILÍA
 1.      Los domingos, nos levantamos y nos duchamos, nos ponemos una ropa limpia y bonita para venir a Misa y para pasar el día de fiesta.
 a)      A ninguno de nosotros nos gustaría ir por la calle con ropa sucia y manchada. ¿y si vamos por la calle con la cara sucia y manchada? Cuando vemos a alguien así nos da ganas de apartarnos de quien va por la calle sucio y feo.
 b)     ¿Pero y si vamos por la vida con el corazón y el alma sucia? ¿en qué se nota?....
 2.      cuando una persona va sucia se le nota por las manchas de la ropa, pero cuando ensuciamos el corazón y el alma no se ve tan claramente, sino que tenemos que ver las obras que hace en su vida...
 a)      (Sale el niño con la bata blanca) Se pregunta a los niños que ¿cuáles son las cosas que hacemos por las que manchamos el corazón y el alma de las personas?
 b)     Se van diciendo cosas, tales como: Pelearse, no ayudar en casa, engañar, ser vengativo, robar, etc. ( Y con cada cosa que decimos, manchamos la bata ….....
 c)      Pero cuando vamos limpios, vamos orgullosos de nosotros mismos, …....
 3.      Esto nos dice hoy la Palabra de  Dios, que cada uno de nosotros somos templos del Espíritu Santo, y por lo tanto somos un trozo de Dios en mitad del mundo...Y cuando la gente nos ve tiene que ver a ese trozo de “Dios amor” que llevamos dentro..
 a)                  Por eso cuando respondemos a la violencia con violencia, cuando devolvemos el golpe, estamos manchando nuestra alma y manchando la imagen de Dios en el mundo...
 b)                 Y para construir este reino de Dios en la tierra, necesitamos ser perfectos como nuestro Padre Dios es perfecto, como Jesucristo fue perfecto y santo. Esto es a lo que estamos llamados, lo que el mundo necesita.
 4.      Me diréis que todos cometemos errores y que todos ensuciamos esa imagen de Dios con estos errores... y es verdad....
 a)                  Pero también es verdad que para mejorar necesitamos la ayuda, la sabiduría y la fuerza de Dios. Cuanto más cercanos estamos a Dios, menos errores cometemos, cuando nos alejamos caemos con mas facilidad en las tentaciones de cada día.
 5.      Pero además tenemos una enorme suerte, porque nadie nos conoce tan bien como Dios Padre, y conociéndonos ya inventó la solución..
 a)                  ¿Qué se hace cuando tenemos muy sucio algo? …. se lava en la lavadora, que con agua y detergente, vuelve de nuevo a estar tan limpio como si se estrenase.
 b)                 Pues eso mismo ha puesto Dios en la Iglesia. Cuando cometemos errores vamos a pedirle perdón a Dios y a reconciliarnos con Él y con los hermanos, mediante el sacramento de la reconciliación, y volvemos de nuevo a estar limpios y puros.
 6.      Pidamos a Dios que nos ayude y fortalezca para mantenernos limpios en el cuerpo y el alma para ser así imagen del Dios perfecto y santo. Y cuando nos equivoquemos, nos de fuerza y esperanza para pedir perdón, arrepentirnos de nuestros errores y volver a empezar de nuevo.