miércoles, 4 de febrero de 2015

CICLO B - 5º DGO. DEL T. ORDINARIO 8 FEBRERO 2015



Lecturas: Job 7, 1-7    Sal 146    1ª Cor 9, 16-23    Mc 1, 29-39
Job: Todos vivimos para cumplir un servicio, somos jornaleros. – A veces nos desesperamos por la fatiga, el cansancio y la ineficacia.
1ª Corintios: Predicar no es un orgullo, no tengo más remedio. ¡Ay de mí si no evangelizo!. – Predicar a pesar mío, de mis miedos, incoherencias, etc. . -  Hacerme todo en todos para salvar a algunos. Todos los grupos sin excluir.
Evangelio: Jesús va a la Sinagoga para cumplir las normas judías. – Jesús visita la casa de sus amigos con una gran familiaridad y amistad. – Visita a los enfermos. – Al anochecer, cuando todo oscurece le llevan a los enfermos y curó a muchos, no a todos, porque el milagro no es la forma habitual de actuar de Dios. Se puso a Orar . -  Vámonos a predicar a otro sitio, que para esto he venido.

Signos que vamos a utilizar:
Vamos a utilizar a dos niños. Un niño con Gafas negras que va diciendo “qué mala suerte tengo, todo me sale mal….y otro niño vestido con bata de médico y con un cartel que dice “Dios”…..que le  va a dar  tres  recetas que son  las medicinas para cuidar al enfermo…La primera receta corresponde a una medicina, que el niño enfermo se toma y que dice “qué asco, qué malo está esto, no me gusta pero tengo que tomarlo”…. la segunda receta la lee el niño  va a ponerse  de rodillas ante el altar.. al ratito de estar rezando, termina diciendo “estoy tranquilo porque me doy cuenta de que con Papi Dios a mi lado nunca me pasará nada porque siempre me ayudará a superar todos los problemas”… el niño toma la tercera receta y la lee…. Y sale corriendo para decirle a los demás… “venir los que os sintáis mal porque Dios nos puede curar, se acabaron los miedos para siempre”…

HOMILÍA
1)      Queridos pequeños, en nuestros hogares, nuestras familias y en nosotros mismos, a veces pasamos por momentos buenos y malos....
b)      Y muchas veces las noticias malas  no corresponden a personas anónimas, sino a personas cercanas a nosotros e incluso a nosotros mismos. En estos momentos en nuestro país, en nuestro pueblo o quizás en nuestras casas se puede estar viviendo situaciones de : enfermedad, de paro, de problemas económicos, de soledad de los ancianos, de jóvenes perdidos en el mundo de la droga, de suspensos en los estudios, etc…..(sale el niño con las gafas negras…)
2)      Y podemos caer en la desesperanza de la 1ª lectura de Job, en el que todo lo ve oscuro, lleno de pesimismo, pensando que nada puede ya cambiar….(Ejemplo: nunca voy a aprobar, nunca voy a encontrar empleo, qué mala suerte tengo, esta enfermedad no se va a curar nunca, etc)
3)      Ante esta situación, Dios no se queda con las manos cruzadas, Dios actúa, (Sale el otro niño vestido de médico)
a)      pero no solamente actúa poniendo un parche en el balón que se ha pinchado, sino cambiándolo por un balón nuevo.
b)      No actúa resolviendo solo el problema, sino que quiere renovar a la persona completa, ayudar en el problema y renovarlo por dentro, por eso la receta para sanarnos y ayudarnos es una receta triple, de tres medicinas. (le da el médico al enfermo tres papeles…. Y el niño va y recoge en una mesa una medicina…..)
4)      La primera medicina consiste en ayudar al que lo necesita.
a)      Vienen a Jesús desde diversos sitios para que los cure.
i)        Nadie puede ser curado si libremente no va al médico. Por ello, el primer acto de fe es acercarse a Dios pidiendo ayuda y confiando en su fuerza y su voluntad. Porque a veces la medicina que nos recetan no nos gusta (la inyección, el jarabe amargo, el quirófano, etc). (el niño se toma la medicina de mala gana… pero se la toma)
ii)      Y lo mismo pasa con la medicina que a veces Dios nos manda, que no es la que nosotros queríamos. (Querías que te tocara la lotería y te sale un trabajo, querías aprobar y Dios te receta estudio)
iii)    Y además el médico puede que no sea el guapito que tu quieres… porque cambia la cara por el amigo que te aconseja, el padre, el médico, el sacerdote, el amigo…etc.
b)      Pero además, para la cura que produce la renovación interna, para eliminar las heridas del alma, Jesús nos aconseja el bálsamo de la oración, de la confianza en el Dios que tanto nos quiere, que consiste en poner nuestra confianza en Dios, siempre…… con esta medicación podemos tener sana el alma ante cualquier enfermedad que nos venga ahora y siempre… (el niño mira la  segunda receta y va y se pone de rodillas ante el altar.. al ratito de estar rezando, termina diciendo “estoy tranquilo porque me doy cuenta de que con Papi Dios a mi lado siempre me ayudará a superar todos los problemas”)
c)      Tercera medicina es el deporte, el ejercicio, que para el cristiano consiste en no estar quieto sino en dedicarse a ayudar a los demás, en mirar a los demás, ver sus problemas e indicarles el médico que puede curarles a ellos lo mismo que nos ha curado a nosotros…..(el niño toma la tercera receta y la lee…. Y sale corriendo para decirle a los demás… “venir los que os sintáis mal porque Dios nos puede curar, se acabaron los miedos para siempre”)
5)      Por eso, vamos a darles las gracias a Dios….a este Dios que no se queda de brazos cruzados sino que nos ama y actúa…. A Papi Dios. Y la mejor manera es viniendo a su casa y comiendo con el alimento de su amor en la Eucaristía.