jueves, 21 de octubre de 2010

DGO. 30 DE T. ORDINARIO. 24-10.10

Lecturas: Eco 35, 12-14. 16-18 Sal 33 Tim 4,6-8.16-18 Lc 18,9-14


Eclesiástico: El Señor es un Dios justo, que no es parcial, sino que está más pendiente de los más necesitados, sus gritos llegan al cielo y el Señor los atiende.


Salmo: Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha.


Timoteo: Estoy a punto de morir y he combatido bien mi combate, ahora me aguarda la corona. el Señor me ha dado fuerzas para predicar su mensaje y me ha guiado, y me llevará a los cielos.


Lucas: Algunos de los que se tenían por buenos y despreciaban a los demás. y a estos les dijo Jesús la parábola del fariseo y el publicano: Gracias Señor porque no soy como esos malos. El otro: Perdón Señor que soy un pecador. Este bajó justificado y el otro no.



Signos que vamos a utilizar:


Una serie de carteles de: Ricos, pobres, blancos, negros, amarillos, hombres, mujeres, poderosos y marginados…


Un trozo de manguera, con un embudo en una parte y unos vasos en la otra. Para que los vasos que hay al final se vayan llenando es necesario que los que estamos en esta parte rica del mundo vayamos echando agua, fe, oraciones y dinero, para que toda esta ayuda llegue a los que lo necesitan en la otra parte pobre del mundo.

HOMILÍA
1) ¿Cómo os imagináis a Dios?...
a) Yo me lo imagino como un Papi, rodeado de sus hijos….. pendiente de todos… queriéndolos a todos con locura…


b) Pero dedicando más tiempo a aquellos que están peor, enfermos, tristes… pobres, marginados…..


c) Y todos formando parte de esta Iglesia, que es la familia de Dios, cuya cabeza es Jesucristo.


2) Esta Iglesia de la que todos las personas de todos los lugares formamos parte, porque todos somos hijos del mismos Padre Dios…(salen todos los que van portando los carteles) ….: Ricos y pobres, blancos, negros, amarillos, hombres, mujeres, poderosos y marginados….


a) Y de estos, unos estamos en el primer mundo rico y otros en el tercer mundo pobre… y mientras que a unos nos sobra a otros les falta…


b) A unos nos sobran cuadernos, biblias, boligrafos, libros….. mientras que otros no tienen donde escribir, ni qué comer, ni libros con los que estudiar …


c) Indicar dónde colocaríais a unos y a otros: unos en la parte rica del mundo y otros en la parte pobre… y se forman los dos grupos.


3) Pero esta Iglesia, que es la misma para todos, tiene que decirle al mundo que lo que nos une es el amor….y tiene que demostrar ese amor…porque la fe sin obras de amor está muerta….


a) Tenemos un mismo Dios


b) Comemos el mismo pan y el mismo vino, que es el cuerpo y la sangre de Cristo…


c) Y como somos hermanos tenemos que demostrar mediante nuestra generosidad que nos amamos.


4) Igual que nosotros decimos…¡mami, papi….me duele…ayúdame


a) Los niños pobres…. gritan a Dios pidiendo: pan. colegios, médicos, paz, justicia, trabajo, derechos, dignidad…


5) Y Dios, actúa…… ayudándoles….


a) Pero Dios no tiene manos, ni pies, ni boca, ni brazos….. ¿Qué hacer?.....


i) Mandarnos a nosotros…. Para llevarle a nuestros hermanos…. Agua… pan, trabajo… fe


6) ¿Y cómo hacerlo?


a) Sacamos ahora la manguera con el embudo y los vasitos…. Y explicamos que: nosotros desde el primer mundo no podemos llevar las cosas al tercer mundo, para eso tenemos a los misioneros que son como esta manguera, que hace que se pueda llevar el agua de la vida hasta los que no tienen…


b) Y vamos echando agua en el embudo desde el grupo que forman el primer mundo, mientras que en la otra parte van recogiendo con vasitos el agua aquellos que están en la parte que representa el tercer mundo….


c) Sin estos misioneros, sin esta manguera sería imposible llegar a ellos…….


7) Si hacemos esto, si compartimos de lo que tenemos…..Papi Dios, tiene que sentir orgulloso de nosotros..


a) Porque de esta forma demostramos que los hermanos se quieren.


b) Pero si desde este primer mundo nosotros no hacemos nada…… los pobres del tercer mundo, nuestros hermanos en la fe, que esperan que compartamos con ellos lo que tenemos….. se quedarán sin nada….


8) No podemos caer en la tentación de los fariseos, quedarnos de brazos cruzados, pensando ¡qué buenos somos!


a) Mirémonos en el espejo …. del niño Jesús ¿Qué haría?


i) Seguro que daría todo lo que pudiese por ayudar a sus hermanos.


ii) Pues hagamos nosotros lo mismo.


iii) y Papi Dios se sentirá feliz…. y nos lo premiará ……